miércoles, 28 de diciembre de 2016

Udon no Kuni no Kiniro Kemari - Anime


Episodios: 12
Emisión: Del 9 de Octubre al 25 de Diciembre del 2016
Estudio: LIDENFILMS
Géneros: Slice of Life, Fantasía, Seinen

Basado en el manga en emisión de Shinomaru Nodoka se nos trae a Souta Tawara. Él tiene 30 años y es un joven diseñador web que vive en Tokyo. Un día le llega la noticia que su padre ha fallecido, por lo que decide retornar a su ciudad natal en la prefectura de Kagawa. La pequeña ciudad resulta acogedora, para Souta es como que si volviera en el tiempo y comienza a recordar su vida antes de mudarse a la multitudinaria Tokyo.



Al llegar a su solitario hogar, Souta decide ingresar al restorán de Udon que solía llevar su padre en su casa, y dentro de una de las ollas encuentra a un pequeño niño durmiendo. 


La sorpresa es enorme, pero el amable Souta intentará salir a buscar a la familia del pequeño que parece abandonado aunque se mantiene alegre y sabe pocas palabras. Sin embargo, lo que Souta encuentra es que no es humano sino que es un pequeño Tanuki disfrazado de niño. 




Tras pasar el susto Souta bautiza al tanuki como “Poco” y lo adopta como suyo; al comienzo piensa que estará por no mucho tiempo a su lado, pero finalmente termina poniendo su cuidado por sobre su trabajo en Tokyo, en tanto que rememora su infancia y resuelve qué hacer de su vida desde ahora.



La serie al comienzo parecía ser otra más de esas series de padres que crían solos a sus hijos, como fueron Usagi Drop o Amaama to Inazuma, pero la serie va más allá. Si bien la historia juega con un estilo de comedia familiar, que sobrepasa lo adorable, sobre la mitad de la serie comienza a romper con ese imaginario de familia feliz, y Souta deberá responder a sus responsabilidades, y empezarán a cobrar fuerza los miedos de que todos los que lo rodean descubran el secreto de Poco. Mientras tanto su hermana, su amigo de la infancia, vecinos y sus compañeros de trabajo comenzarán a generar un vínculo con el pequeño Poco, al que Souta presenta como “el hijo de unos amigos que me pidieron que lo cuidara por un tiempo”.

 

La relación que crece y toma forma entre Souta y Poco es adorable. Souta le demuestra ternura, le enseña palabras, a cómo comportarse según las costumbres humanas y le enseña el mundo; Poco devuelve todo esto con un gran afecto, ya que es un pequeño animal que solo busca cariño, que busca compañía para su solitaria vida, aunque mantener una apariencia humana le lleve mucha energía.



La animación está muy cuidada, jugando con colores cálidos y pasteles, transmitiendo la calidez de la serie. Por momentos parece una serie que casi que es propaganda de la prefectura de Kagawa (estoy segura que hay inversión de por medio), mostrando continuamente hermosos paisajes y lugares como el templo y sus souvenirs, transmitiendo una tranquilidad que para muchos es envidiable, todo esto potenciado con el vicegobernante de la prefectura real dando los anuncios de los próximos capítulos. Aparte no se pierdan los minutos finales dedicado a la serie infantil que viera Poco en la tele de “Gao Gao chan”, que en cierta medida conectarán con los eventos del capítulo.




La historia es realmente hermosa, movilizante por momentos, ya que con recuerdos o escenas emocionantes nos tocarán la fibra sensible. Poco es adorable, y el fuerte vínculo que construyen con un “maternal” Souta nos conmoverá. Una serie muy recomendada para quienes gusten de este tipo de tiernas historias al estilo slice of life.


¿Dónde verla? Crunchyroll - Puya