jueves, 27 de abril de 2017

Kuzu no Honkai - Anime


Episodios: 12
Emisión: Del 13 de Enero al 31 de Marzo del 2017
Estudio: Lerche
Géneros: Drama, Romance, Seinen

Basado en el manga seinen de Yokoyari Mengo (que aún está en emisión), nos llega un grupo de personajes con una historia que se sale de lo convencional.

Hanabi Yasuraoka está enamorada de su vecino desde pequeña; ahora ella ha ingresado en la preparatoria, y quien es su profesor, Kanai sensei, es su preciado “onii-chan”, pero él solo la ve como la niña que vio crecer y está enamorado de la profesora de música, Akane Minagawa. De la profesora de música hace un par de años que está enamorado Mugi Awaya, y por un tropiezo del destino Hanabi y Mugi se encuentran en medio de su desdicha.


Bajo un manto de penurias de amores no correspondidos, una extraña amistad crece entre los dos. La necesidad de afecto y apoyo hace de lo suyo y da el lugar a un juego en el que ambos suplirán la necesidad de amor ofreciéndose su compañía mutua y sus cuerpos.



Pero ellos, inteligentes, populares, y buen mozos no sólo se tendrán mutuamente y añorarán el afecto de sus mayores, sino que también tendrán sus propios admiradores que harán de la trama un montón de giros retorcidos y sorprendentes.


Con esta serie nos encontramos con un tema que se ve mucho en el arte japonés desde el punto de vista literario y del cine. Así como podemos encontrar en Tokyo Blues de Haruki Murakami, en esta serie encontramos reflejado algunos aspectos de la sociedad actual japonesa, presentándose como una sociedad individualista subrayando la falta de afectos y la magnificación de la sexualidad.


Probablemente les resulte una historia muy amarga, algunos la nombran como “agridulce” pero para mi gusto directamente fue muy frustrante de ver. Estuve a punto de dejarla por la mitad a pesar de lo corta que era, porque no es una serie que nos vaya a llenar o alegrar, es una serie en la que podemos llegar a odiar mucho a los 6 personajes en los que se centra la trama.


¿Por qué los podemos odiar? Porque esta serie se enfoca en la transición de la adolescencia a la adultez, en el abandono de la inocencia y en la manifestación sexual. Es así que nos presentará a estos personajes cuyos sentimientos amorosos no son correspondidos, son prohibidos, o parecen encajar pero en realidad no pasan de la situación del momento; y a raíz de esto terminaran tomando diversas decisiones para así intentar seguir adelante con sus vidas, aunque esas decisiones los pueden perjudicar, ellos optan por seguir distintos caminos resignados o por “probar” buscando saldar un sentimiento de la peor manera.



Si bien a nivel artístico y de trama se puede decir que es una gran serie, definitivamente no es para cualquiera. Mucha gente se vio disconforme ante el final por X o Y resultado, algunos personajes cayeron en una especie de vorágine extrema que los engulló, y uno puede decir que tuvieron un crecimiento, pero no nos dejan con una sensación positiva en su totalidad. De hecho desde mi perspectiva la serie terminó siendo muy displacentera y si bien cerró con el final me resultó sumamente frustrante. Comprendí el mensaje sobre la individualización y el proceso madurativo que ya les comenté, pero tómenla con pinzas porque puede llegar a hacerlos enojar mucho con sus protagonistas.


¿Dónde verla? Amazon