jueves, 20 de abril de 2017

Bullying & Mobbing - Libro


Autora: Silvana Giachero
Año: 2017
Páginas: 312
Sello editorial: Grijalbo (Penguin Random House)

Se preguntarán qué hago reseñando este libro que se sale de la narrativa convencional que a todos les interesa, y bueno, a veces el deber llama y una tiene que buscar algo que inspire para hacer la tesis y terminar la condenada carrera, y además, fuera de broma, estos temas les tiene que interesar a todos.

El Bullying es un tema que viene desde hace muchos años, pero parece que recién en la actualidad ha pasado a un foco donde la gente se asombra de la violencia entre pares y sus consecuencias, en el ámbito no sólo de secundaria sino también en primaria. Este es un tema muy conversado, por suerte ha salido mucho material académico y se ha comenzado a tratar desde el año pasado en la Facultad de psicología (Universidad de la Republica, Uruguay). Sin embargo, al día de hoy, todavía la gente ofrece cierta resistencia a estos temas: trata de no ver que su hijo o hija está acosando a otro, o también el docente y los padres pueden decir que la víctima tiene la culpa, o meramente no hacer caso de las manifestaciones físicas y psicológicas de los involucrados.  

Campaña de Cartoon Network 

Por otro lado tenemos al Mobbing, pero muchos ni saben qué significa esta palabra ya que no se le da la debida relevancia que se merece. El “acoso psicológico laboral” (concepto con el que define al Mobbing la autora Silvana Giachero, psicóloga uruguaya), es algo que comúnmente se toma como parte del ambiente de trabajo, la gente soporta los malos tratos de los superiores y sus compañeros como “lo normal” hasta que se llega a niveles preocupantes que terminan afectando la salud física y psíquica de la víctima.


Ahora, ¿por qué se normaliza esta situación? Pensemos en el uruguayo común, clase media o baja, con estudios quizás secundarios, técnicos, o terciarios, pero no de los terciarios que tienen gran salida laboral como hoy en día son los ingenieros, sino en alguien más que la tiene difícil, y que muchas veces termina trabajando de algo que ni es lo que estudió. Esa persona, que no tiene una gran oportunidad de cambiar de trabajo de un día para el otro, que si se escapa de los malos tratos difícilmente consiga otro trabajo o quizás termina en uno igual o peor, ¿qué decide? Y probablemente decida soportar: aguantar hasta lo que pueda, aguantar las sobre-exigencias de su jefe, aguantar los malos tratos de sus colegas, aguantar los “chistes” que le hagan los compañeros, aguantar el acoso sexual de sus superiores, aguantar y aguantar, porque el día de mañana no va a poder pagar las cuentas y poner la comida en la mesa.

Entonces, ¿qué es lo que nos trae este libro? Al comienzo con un lenguaje coloquial la psicóloga Giachero nos explica las situaciones que vinculan la violencia en esta sociedad, los actores que participan de estos ambientes tóxicos, y lo entremezcla con definiciones como las de la OMS y del DSM-V (el Manual de Psiquiatría Americano en su última edición); y nos va contando sobre casos y experiencias que llegaron a su consultorio a medida que nos va relatando sobre estas dos cuestiones (el acoso escolar y el laboral) que necesitan que lo pongan como tema de conversación educadores y padres; a nivel laboral: trabajadores, superiores, y los psicólogos de recursos humanos.


Tal vez uno pueda chocar con esta primera parte, por este juego que hace la autora para desligarse un poco del lenguaje académico intentándolo llevar a un público más general va cayendo en juicios de valor o generalizaciones que uno le pueda sorprender y le haga cuestionar lo que dice.

“Estadísticamente, cada tres psicópatas, dos son hombres y una es mujer, aunque esta última ‘vale por dos’, ya que utiliza estrategias más sutiles y refinadas” Pág. 54-55

Pero cuando pasamos la introducción y comienza la parte más “manual” uno se encuentra de lleno con los conocimientos de la psicóloga y la información más fuerte del libro. 

En la parte de Bullying se nos da un enfoque más hacia los padres y hacia el cuerpo docente de los institutos académicos, cómo detectar las situaciones, cómo actuar, y de cómo se podría resolver y prevenir este tipo de situaciones que tanto alteran a los jóvenes y que más tarde tendrán graves consecuencias en sus personalidades, marcándolos de por vida.


En la parte de Mobbing, considero que es un material que es apto para todos los trabajadores más allá de su estatus laboral (empleado-superior), y que es un gran mensaje de alerta para todos.   

Distintas gráficas que presenta el libro

Como comentaba más arriba no todos se animan a denunciar, como bien dice la autora cuando comienza esta parte, por el estigma que se crea hacia al trabajador que queda tachado de “complicado”. Algunos cuando consiguen darse cuenta de la situación en la que se encuentran pueden pedir ayuda a un psicólogo, al Ministerio de Trabajo (con todo lo que esto conlleva), o iniciar un proceso judicial que (para mi sorpresa) no está regulado por ley, ya que no hay una ley que nos ampare como trabajadores que podemos ser víctimas de acoso psicológico; esto es algo que trae la autora a la mesa y nos plantea la gran carencia que tenemos. Ahora me explico cómo puede haber casos que igual llegan a estar peleando 9 años un juicio contra una empresa por el maltrato, y es que no hay una ley en la que uno se pueda amparar y por lo que muchos desisten a la hora de denunciar.


¿Esto de que va de mano? De lo que mencionaba más arriba, de la normalización de la violencia, de cómo la tenemos tan intrínsecamente metida hace siglos, y por esto uno tiene que parar, ver a su alrededor y decir ¿qué es lo que está mal? Y armarse de valor y hablarlo, hablarlo con los compañeros, presentar la inquietud a sus superiores y seguir un protocolo de acción. Por suerte la autora nos trae uno bien armado para aplicar en la empresa en la que estemos, y esto es necesario, porque uno puede aceptar vivir en un ambiente tóxico pero ¿a qué costo? ¿Al costo de la vida de uno? Porque esto tiene consecuencias para nuestra salud mental y también tiene manifestaciones psicosomáticas que nos pueden llevar, en los casos más extremos a la muerte, y con el mobbing (y el bullying) no se debe de jugar.  

Me explayo hablando más del mobbing porque leyendo este libro me di cuenta que es algo que a mí me hirió hace como 8 años y veo que es una grave herida que no he podido cerrar y que al día de hoy me sigue afectando como un fantasma que me acecha. Yo en su momento no hice la denuncia aunque del gremio me animaron a ello, desistí porque estaba con un contrato a término y me iba a ir y no iba a saber más de ahí… pero me equivoqué; en aquél momento no se hablaba de mobbing, se hablaba de simplemente “acoso laboral”, ese hombre que me hizo mobbing había sido denunciado por “acoso sexual” y quizás con mi denuncia, aunque yo no perteneciera al gremio, aunque no fuera más que una mera “pasante” que pasaba por ahí en un momento de su vida, podría haber hecho una diferencia, quizás, tal vez… no lo sé porque no volví a hablar con nadie de allí y evito pasar por ese lugar, incluso ir a otra sucursal me produce mucha incomodidad por si me encuentro con él u otro de sus miembros de su “banda de acoso” (la autora hace uso de la palabra “gang”), y esas son medidas de defensa de mi cuerpo que hasta el día de hoy gritan “NO”, porque nunca sané esa herida, y quedé con muchas consecuencias físicas y psicológicas.


El Mobbing es algo que se tiene que hablar más porque todo el mundo lo evita, nadie quiere admitir que está en esta situación o que la está presenciando (quien ejerce la violencia obviamente que no va quejarse de esto), y por eso está bueno que obras como esta lleguen al público y no se queden en un ámbito académico, que todos puedan hacer uso de esta herramienta y proponer cambios en su empresa, cambiar ese ambiente tóxico, y que la víctima no se convierta en el enfermo mental, en “el loco”, en el que está mal mientras que el victimario se sale con la suya. Y no piensen que sólo la victima va a ser la afectada, quienes lo presencian y no dicen nada son cómplices de esta situación, y no está bueno ser cómplice porque el día de mañana también se van a ver afectados, o cuando se vaya esa víctima quien no les dice que quienes juegan a los monos (ciegos-sordos-mudos), no puedan ser la próxima víctima. 


Quizás su hijo esté siendo víctima de acoso, quizás haya un alumno que es un poco peculiar, se está enfermando mucho, o que reacciona de manera violenta; quizás tú seas un trabajador al que están acosando y no te diste cuenta (puede pasar), quizás en tu empresa “se podría estar mejor” y podrías hacer algo para cambiar esta situación. Este libro te puede ayudar a reflexionar muchas cosas, así como me sucedió a mí que me di cuenta que no es algo que cayó en el olvido y dejé atrás, es algo que nos acompaña y que tenemos que buscar cómo superarlo con una buena terapia. Este libro es un punto de partida, es un manual que los va a ayudar a ver a su alrededor y ser parte de un buen cambio (si, suena a campaña política xD), y dejar de ser un ciego a un grave problema de nuestra sociedad, y buscar la cura y la prevención de la enfermedad. Un recomendado para estudiar y tomar en cuenta en nuestras vidas.

Muchas gracias a Penguin Random House por el ejemplar, pueden visitar “Me gusta leer” para más información de este libro.