lunes, 1 de enero de 2018

Balance de lecturas del año 2017


Se terminó el 2017 y con ello dejó atrás una gran lista de libros leídos. El año pasado cuando Goodreads me preguntó por mi meta de libros a leer y tiré un número redondo: 20 libros, el año anterior había leído 27, y no sabía que me deparaba la facultad y la vida misma, así que tiré un número por tirar. Pero cuando me fui acercando a los 20 libros e iban pocos meses decidí que iría moviendo la vara, finalmente me decidí por una meta de 50 libros y leí 54. El doble de libros que el año anterior, y la verdad que quedé muy contenta con el resultado.



Los libros menos “gratos”

Empecemos comentando los que menos me gustaron:
Diez negritos de Agatha Christie: Un libro que la verdad no tenía ganas de leer cuando salió en el club, y medio que me terminé forzando a leerlo. No lo disfruté hasta que llegué por la mitad de la lectura, tampoco me voló la cabeza aunque sepa reconocer todas las virtudes como precursora de las novelas de misterio, no es para mí.
La Tempestad de Shakespeare: Otra que fue lectura obligada del club, Shakespeare tiene mejores obras y esta es de las malas de su catálogo. Una obra por encargo de la que se notó que ni ganas tenía de escribirla. Le falta pasión, drama, algo de vida, algo, lo que sea.
El Juego de Ender de Orson Scott Card: Juro que todo lo que sale en el club no es malo pero estas tres justo coinciden que salen de allí. Propusieron este libro en el mes infantil y de infantil no tiene nada, absolutamente nada. Aparte sabe ser denso.
El inventor de Juegos de Pablo De Santis: Este fue un libro que me brindó Santillana para reseñar, me dejó mucho gusto a poco. Vi que a otras personas (y a una amiga) le encantaron, pero es de esos libros que amas o detestas, y yo iría cayendo más en el segundo grupo.


Los 5 o 4 estrellas destacables

Arranqué el año con Soy un Gato de Souseki, con una edición bellísima de Impedimenta, pude experimentar con algo que me gusta mucho y es la literatura clásica, en esta ocasión japonesa, no es un libro de fácil lectura, ni para leer de un toque, pero es una muy recomendable para quien se anime con ella.

Conocí a Rainbow Rowell con Fangirl y Carry On, fue una experiencia muy alegre, fueron dos libros comestibles, con personajes queribles e historias disfrutables.

También conocí a Sarah J. Maas, y su literatura fantástica que no será la mejor escritora del mundo, pero se sabe lucir con la saga Trono de Cristal con una buena construcción del universo, y por otro lado me regaló una de las mejores lecturas del año con Una Corte de Niebla y Furia (ACOTAR 2), y con ella me dio a un personaje favorito que me gustaría que me hubiera gustado que me dejaran en el arbolito de navidad o junto a los zapatitos para los reyes ¿? XD 
De hecho, leí mucha literatura fantástica y me encanta.

Dos Chicos besándose de David Levithan fue parte de mi incursión por la literatura LGTB+ y lo destaco por sus mensajes y todo lo que me transmitió en tan poquitas páginas que me llegaron a conmover hasta las lágrimas.

Me re encontré con Helen Velando y junto a Sofi inventamos #helenthursday para homenajear a esta gran escritora infantil y juvenil que conocí en mis primeros años de liceo, pero esta vez en una literatura más para un público juvenil-adulto, La isla de los Vientos Prohibidos y La trapecista solitaria me hicieron maravillarme con sus personajes y su realismo mágico. 


En el 2017 volví a leer muchos autores nacionales, y este año que comienza pienso hacer lo mismo, incluso con una incursión por el lado infantil-juvenil que “me perdí” de pequeña y que me da lástima que mi yo del pasado no los haya leído.

Mención especial a un libro que me entró por los ojos gracias al trabajo de marketing y lo terminé comprando ¡el único que compré en el año! (todos los libros me los regalan, me los prestan o los consigo de contrabando xD), La guía del caballero para el vicio y la virtud de Mackenzi Lee, felizmente este libro NO me decepcionó, y me gustó pila que me demostrara una realidad diferente a la que normalmente vemos en los libros de época. Me enseño cosas btw.

Y dejo para finalizar los libros que me hicieron decir “PAH” y “es duro”: La guerra no tiene rostro de mujer de Svetlana Alexievich y La flor púrpura de Chimamanda Ngozi Adichie. Ya de Alexievich había leído Voces de Chernobil y son libros de entrevistas durísimos, de esos que te hacen parar de leer y reflexionar. La flor púrpura es mi primer libro de Chimamanda y no será el último, me encantó la sencillez con la que escribe la autora y a su vez te deja pensando por días, en estos días subo la reseña.   



Sin más que decirles, que este año me volví a proponer en goodreads leer 20 libros (¿se convertirá en un rito?), si leeré sólo eso o mucho más dependerá de lo que me depare el año, Por ahora mi meta es poder hacer la tesis de una buena vez (hay muuuchíiisiiiima “burrocracia” para lograr terminar la carrera), y si finalmente consigo un trabajo permanente poder acompasar con las lecturas y el anime que llena este blog.



¡Feliz año nuevo a todos los que se animan a leerme! Les agradezco mucho a todos aquellos que me apoyan, a los que leen las reseñas y se animan a comentar ¡no saben cómo me alegran! Y me incentivan a seguir con esto. Les deseo a todos un muy feliz año nuevo lleno de cosas positivas, éxitos y alegrías.

PD: nuevamente los invito a #UnAñoConJane ¡ya es 1º y comienza esta Lectura Conjunta!