lunes, 7 de diciembre de 2015

Planetes – 4 Tomos


Publicado entre los años 2001-2004, Planetes nos transporta a un futuro donde la tecnología  ha evolucionado al punto de que los viajes en naves espaciales son moneda corriente. El hombre ya posee colonias espaciales en la luna, y se nos presenta a un grupo de recolectores de basura espacial.


En una primera instancia se nos encontramos a Yuri, él es un hombre atormentado por la culpa, ya que en el pasado donde perdió a su mujer en un accidente; por lo que lleva la tarea de recolección de basura con la meta de encontrar la redención.


Este es el personaje que da inicio a la historia, aunque no por ello pasa a ser el principal protagonista. De hecho, llega a ser confuso el inicio de este manga, ya que va saltando en cada nuevo capítulo a otro personaje casi que sin sentido: también se nos presenta por separado a  la dura capitana de la nave Fee; para finalmente llegar al obstinado Hachimaki.


Hachimaki es un personaje obsesionado con el espacio y su sueño es juntar dinero para comprar una nave propia que le permita alejarse de la Tierra. Un sueño que raya lo ilógico, pensando en que el relacionamiento humano es básico para el hombre, pero para él esto es una molestia, no comprende el amor sólo queriendo apartarse de la humanidad egoístamente y esto mismo lo llevará a tener variados problemas en lo que va avanzando el manga.



Hachimaki consigue tornarse un personaje molesto, de lo conflictivo que resulta ser, al contrario de los otros dos tripulantes de la nave, y demás personajes introducidos. Pero lentamente tras pasar unos cuantos capítulos iniciales, vamos comprendiendo mejor todos los personajes presentados y la trama va cobrando forma.

Sobre el arte es increíble el detalle de las naves y mismo de los personajes (aunque al comienzo resulta difícil diferenciarlos, porque el propio mangaka va cambiando los diseños), Makoto Yukimura (también mangaka de Vinland Saga) se luce con los fondos y el contenido de la obra, sobre todo en los últimos episodios se nota la diferencia con el inicio de la obra, ya que parece cambiar de estilo, siendo una mejora esperable en todos los mangakas.


Sobre esta obra, se puede afirmar que es una obra de renombre, resulta algo densa al comienzo ya que no se comprende la variedad de historias, que en un comienzo llegan incluso a parecer capítulos autoconclusivos, sin embargo, tanto el arte como la trama van mejorando, teniendo momentos de gran profundidad filosófica, reflexión y elaboración de personajes. Sobre el final, la historia parece ir y venir en distintas temáticas, incluso algunas temáticas secundarias pasan a ser más atrapantes que la trama principal (que parece ser dejada de lado), pero por lo interesante de lo “secundario” es que aporta al desarrollo de personajes de manera poco convencional, no resultando tan molesto… aunque nos deje sobre un final semi abierto. Algunas cosas cierran, pero deja muchas dudas para el lector.


¿Es disfrutable? Si, tiene su disfrute, son 27 capítulos (lo que en realidad equivaldría a unos 5 tomos, pero por alguna razón el 4to tomo es doble), resulta corto y a fin de cuentas no es tan pesado, y se puede leer de apoco, si consiguen sobrepasar el confuso inicio, y si toleran las grandes ramificaciones de la historia las cuales pueden llegar a concluir como pueden quedar en el olvido. Si les gustan las historias con desarrollo de personajes, con un contexto de ciencia ficción, quizás les llegue a gustar. 


Screenshots Mangafox