lunes, 14 de agosto de 2017

Kimi no Na wa. Y un breve acercamiento a Makoto Shinkai

Esta película fue estrenada en cines el 26 de Agosto del 2016, Makoto Shinkai nos trae la que sea probablemente su mejor obra por lejos, pero antes de incursionar en la mini review, les voy a comentar un par de cosas.

Shinkai es de esos directores de lo que he visto el 99% de las cosas que ha sacado, pero ¿por qué? Porque siempre su gran arte es lo que ha dado que hablar. Para quienes no lo conozcan (quizás no lo saquen de nombre) es el que dirigió “5 centímetros por segundo”, una película que causó una gran revolución en su momento por el gran arte que traía consigo: lluvias de pétalos de cerezo que caían y te envolvían en medio de un arte realista pero a la vez con un contraste de colores tan sorprendente, que uno casi que se olvidaba de todo el tema de la trama de la película y omitía todas las incongruencias que pudieran haber porque “el arte es bellísimo”.

Byousoku 5 Centimeter - año 2007

Algunos deben de estar poniendo el grito en el cielo en este momento, pero sean realistas: las historias –la mayoría- de este autor han fallado en grande como también pasó en Hoshi wo Ou Kodomo, o mismo en Hoshi no Koe, que los mensajes quedaron a medio camino o no supo cómo cerrar… pero el arte en su momento era wow.

Hoshi wo Ou kodomo año 2011

Hoshi no Koe - año 2002

Noten como se repite el tema de “Hoshi” (estrella en japonés); otra de las cosas que le apasionan a Makoto Shinkai es la temática del espacio, que también nos trae en la película de Kimi no Na wa, algo que evidentemente le encanta y trató de llevarlo de buena manera con “Kumo no Mukou,Yakusoku no Basho” (El lugar que nos prometimos) que es algo que en estilo siempre me recuerda a “5 centímetros por segundos” solo que con temática de chicos que sueñan con ir al espacio y se le quedó por el camino, pero es dentro de todo una buena película.

Kumo no Mukou,Yakusoku no Basho - año 2004

Pasaron los años, y lentamente comenzó a traer cosas más redonditas, casi que parecía a ser ese gran director que en 5 minutos me tenía moqueando con un corto de la vida de un gato (Kanojo to Kanojo no Neko, también tiene un corto más moderno con una gata que no tiene desperdicio: Dareka no Manazashi), en Kotonoha no Niwa (“El jardín de las palabras”) nos volvía a deslumbrar con una paleta colorida, las gotas de agua en el suelo y una lluvia que maravillaría a cualquiera, ¿y la historia? casi, casi que está buena, pero no pasó de algo que quedó en un mero slice of life.

Kotonoha no Niwa - año 2013


Finalmente llego a buen puerto con su última película: no sólo tenía buen arte, no tenía solamente las lluvias de pétalos de cerezo, las gotas de agua en el suelo, el arte de fondos realistas que parecía que veías una película real, no sólo volvía a jugar con la temática de elementos del espacio, sino que juntó todo y logró lo que tanto le reclamábamos que era UNA BUENA HISTORIA, y ahora sí, la mini reseña:


Kimi no Na wa nos transporta frente a unos jovencitos de la misma edad:

Tenemos a Mitsuha, quien es la hija del alcalde del pueblo que sueña con vivir en Tokyo, ir a cafés con sus amigos y no tener que soportar las tradiciones, o que no haya nada en todo el pueblo, y las cabezas cerradas de la gente con la que convive.


Por otro lado está Taki, un muchacho que vive en la famosa capital de Tokyo, al mismo tiempo que asiste a clases,  tiene un trabajo a tiempo parcial y está enamorado de su senpai.

Ellos no se conocen y siguen con su día a día, hasta que comienzan a tener sueños extraños donde sueñan que viven la vida de alguien más… cosa que se confirma cuando sus amigos y compañeros de trabajo les comentan las maneras extrañas en que actuaban el día anterior.


Esto, que coincide con la noticia de que un meteorito pasará cerca de la Tierra, hace pensar que es un fenómeno cósmico que los hace cambiar de lugar un día sí, un día no, y los alterará hasta quien sabe cuándo.



Los protagonistas de fuertes personalidades nos llevarán por diversas situaciones cómicas: Mitsuha es una chica delicada y hará de las suyas cambiando las rutinas del meticuloso pero fiero Taki; y Taki por su parte la dejará como una loca suelta a Mitsuha frente a sus compañeros de clase, con rachas de agresividad que nadie se imaginaba.


Pero la comedia dejará paso al drama, y la trama va girar una y otra vez haciéndonos preguntar “en qué va a derivar todo esto”, sorprendiéndonos continuamente en medio de las preocupaciones de los jóvenes y de nuestras propias lágrimas.


Realmente no puedo spoilearles NADA de esta película para que a ustedes les pase lo mismo que a mí, que me sorprendí y me maravillé al punto de decir “Me tapaste la boca Shinkai, ya era hora”. Es una película que va a cumplir en todo lo que esperen de ella y más, finalmente el arte maravilloso se equipara a una historia genial con buenos personajes. Pareciera que el recorrido de los distintos trabajos de Shinkai con todos sus éxitos y fallos sirvió de aprendizaje para traernos hoy en día esta excelente obra, con olor a anteriores películas pero con un toque de completa frescura. Ultra recomendada, si ya conocían el trabajo de Makoto Shinkai o simplemente quieren ver una película buena, no pierdan el tiempo, y dedíquenle el par de horas de corrido y en paz que esta película requiere.