miércoles, 18 de enero de 2017

Artemis Fowl - Libro


Publicado en el 2001 por Eoin Colfer, maestro irlandés retirado y escritor de tiempo completo, inició con este libro lo que fuera su más popular saga.

Artemis Fowl no es el niño común y corriente que tiene un golpe de suerte y desemboca en una gran aventura tornándose un gran héroe. No. Artemis es un niño genio de 12 años, aunque es un antihéroe, proveniente de una familia de mafiosos, de contrabandistas, y de ladrones que han construido un gran imperio. Pero desde que su padre ha desaparecido, su madre ha enloquecido, y él solo quiere recuperar parte del poder perdido.

En las primeras páginas nos intentaremos acomodar a un plan que ya está en marcha por lo que quizás no nos atrape mucho, no obstante, no nos enteraremos de su real objetivo hasta haber avanzado un poco más. Artemis quiere conseguir dinero, pero del modo menos convencional: él quiere asestarle un golpe al mundo de las criaturas mágicas, como buen irlandés pensando en los duendes con sus grandes ollas repletas de oro al final del arcoíris.

Aunque él no se queda con ese pensamiento infantil, cuando arranquemos el libro Artemis ya va a estar en China buscando uno de los tantos libros mágicos que revelan todos los secretos de las criaturas mágicas (entre los que se encuentran duendes, enanos, goblins y elfos), para así finalmente poner en marcha su truculento plan.

Texto del libro mágico
(decora el pie de página de todo el libro)

Tras pasar ese primer capítulo se nos transporta al mundo mágico, que se encuentra por debajo de la tierra (probablemente en el centro del planeta), y se nos introduce a la capitana Canija. Ella es una elfa, primera y única miembro femenino del equipo de seguridad de la unidad de Reconocimiento. Es una elfa muy emprendedora y con ánimos de llevarse el mundo por delante por lo que suele ser reprendida por su superior.   

El mundo mágico está lleno de tecnología avanzada, lo cual me sorprendió de sobremanera, usando energía nuclear lo que pondría con los nervios de punta a cualquiera, y el mundo de estas criaturas mágicas posee una fuerza de seguridad para prevenir no solo los robos internos, sino también que las criaturas mágicas se descontrolen en la superficie o sean vistos por los “fangosos” (que serían los humanos).

Las criaturas mágicas fueron apartadas de este mundo por su culpa, por la avaricia de los humanos. Pero el término de “fangosos” no solo viene por eso, el autor hace muchas críticas a la humanidad, a como se está destruyendo el medio ambiente, y por ello nos apoda de “fangosos” de manera despectiva.

Diseño de tapa actual por Montena 
(sello de Penguin Random House).

Volviendo al tema, Canija y Artemis serán nuestros personajes principales representando dos mundos que chocan y se odian. Artemis que siempre está dos pasos por delante demostrará con arrogancia su ingenio y se apoyará en su empleado de Elite que es Mayordomo, y como su nombre delata, esa es su profesión principal, además de ser su guardaespaldas.

Por un momento me salió la friki de adentro y no pude evitar pensar que el manga de Kuroshitsuji pudiera estar inspirado en este par: Artemis es sumamente serio, maduro y maquinador para su edad, como lo es el conde Ciel en su Inglaterra de la reina Victoria. Y Mayordomo, es sumamente habilidoso y fuerte como para enfrentar cualquier encargo como el mayordomo Sebastian. Aunque Mayordomo es más humano y concienzudo que ese demonio y con más remordimientos que su propio señor Artemis quien intenta sobreponerse a sus emociones y pensar en frio todas las situaciones.

Diseño de Stephanie Campi,
administradora del club.

Llegué a este libro por ser el “libro del mes” del #clubdelectura.uy, y no le tenía mucha fe al principio, más que nada porque de cierta manera pensaba que se me había pasado el momento en la vida para leerlo. Normalmente este tipo de cuentos que se convierten en sagas son historias que atrapan y maravillan en la adolescencia. Pero quizás en una edad adulta no nos resulten tan increíbles como si lo hubiésemos agarrado años atrás.

Sin embargo, me resultó una lectura simpática, agradable y ligera como para distenderse, lo que se dice “una lectura de verano”, ideal para pasar el rato. Se lee en pocos días con solo 288 páginas, si bien al comienzo puede que no llame mucho la atención, más que en sus 3 o 4 mensajes de cuidado del medio ambiente, llegando a las últimas 100 páginas, donde todo el plan de Artemis sale a la luz, se siente que terminamos de subir en la montaña rusa y finalmente bajamos los últimos capítulos a gran velocidad para encontrarnos con un emocionante desenlace.


Esta lectura obviamente no nos va a cambiar la vida, puede ser ideal para un adolescente que se entusiasmará con los maquiavélicos planes de Artemis, pero para los más grandes puede ser una entretenida lectura para salir de cosas más complejas.