miércoles, 29 de octubre de 2014

Hunter x Hunter (2011)


Episodios: 148
Emisión: Del 2 de Octubre del 2011, al 24 de Septiembre del 2014
Productora: Madhouse
Géneros: Acción, Aventura, Shounen

Esta serie comienza suavemente como un shounen tranquilo donde un niño de 12 años llamado Gon Freecss abandona su isla para convertirse en un “cazador” al igual que su padre, el cual no ve desde hace muchos años y desea encontrar. Esta “profesión”, si se le puede llamar así, contempla muchas ramas de lo que uno podría llamar un cazador, ya que pasa desde personas a animales; asesinos, guardaespaldas, caza recompensas hasta ir al otro extremo donde podríamos encontrar a chefs gourmets, zoólogos, etc. Entre otras profesiones donde solo se “reciben” de cazadores por las puertas que esto abre al mundo.


De este modo, el joven pero habilidoso Gon, a su temprana edad, va a tomar el examen para conseguir la licencia de cazador, donde termina formando equipo con otros miembros que pasaran a ser sus grandes amigos para el resto de la vida; Leorio un joven adulto que quiere estudiar para ser doctor; Kurapika, un muchacho que siendo el último de su clan busca la venganza de las “arañas” quienes son los culpables del exterminio de su clase; y Killua, otro niño proveniente de una familia de asesinos de renombre.


Este arco introductorio es terriblemente grande y lento, durando numerosos capítulos pruebas como simplemente correr hasta llegar a X punto para comprobar la resistencia, entre otras. Pero aun así tras superar el inicio de este arco pesado, que servirá para familiarizarnos con distintos personajes que volveremos a ver en el resto de la serie, así como el final del arco que sirve de detonante para distintos sucesos.


Tras la prueba Hunter vendrán otros arcos (manteniendo un lineamiento y no siendo eventos aislados, siguiendo la búsqueda del padre de Gon), se pasará a conformar un shounen de aventuras, pero dejando de ser un shounen más para ir cobrando una oscuridad inesperada.


Ya con la búsqueda de venganza de las “arañas” por parte de Kurapika, se irá tiñendo de sangre, comenzando a ponerse más dramática y violenta. Las dosis de estos componentes nos harán pesar en cómo esos primeros inocentes capítulos distaban mucho de lo que estamos empezando a ver, abandonando lo que es “la inocencia” al personaje de Gon, que mantendrá su frescura dentro de la oscuridad de la trama, dándole la calidad de "shounen" a esta historia.  


Lo que sí no deja de pecar de lento o de demasiado explícito, es en las explicaciones de técnicas nuevas, y que por ejemplo en el arco de las “hormigas” no es necesario que el relator explique con lujo de detalles la situación que uno está viendo directamente, o qué están pensando o sintiendo los personajes en dicho momento. Pareciendo un relleno en determinados capítulos dado lo que se sobre explica lo que uno está viendo por si mismo, pero igualmente, este arco de las hormigas que menciono, no deja de ser tremendo arco por la historia, la tensión y la emoción que transmite.  

Así como el pobre Gon me sentí en más de una ocasión.

La animación es de Madhouse resultando sumamente buena visualmente, incluso dando efectos de dibujos o destacando los rasgos de los personajes en momentos importantes o de cierre. Por otra parte se puede decir que la banda sonora llega a ser bastante agradable e incluso en el final de cierto arco el uso de silencios también está muy bien manejado.



Esta serie intentó ser una nueva adaptación del manga homónimo, tras sus inconclusas adaptaciones previas. Adaptó con bastante fidelidad casi la totalidad de la historia (recordemos que el manga pasa en hiatus continuos), aunque pecó en extender las cosas, igualmente lo que se rescata de la trama es su grandeza en lo bien pensada que estuvo, cubriendo los inicios de los cazadores, el descubrir nuevos poderes, la meta de Gon de encontrar a su padre que lo llevaría por nuevos lugares, conociendo nuevos personajes y a fortalecerse, hasta unos últimos arcos donde la crudeza de la violencia, el genocidio, los complots, hasta las tramas políticas tornan una historia de jovencitos a una de adultos.  


Personalmente fue una serie que comencé a ver por verla, ya que algunos comentarios sobre la vieja serie parecían alentadores, y si bien al principio me aburría la lentitud con la que comenzaba, poco a poco me fue comprando ya fuera con los personajes principales o secundarios, y el cambio notorio de la trama. Me llegó a gustar, e incluso a hacerme llorar, y al terminar fue con un dejo de tristeza pero de satisfacción al finalizar con una historia de 3 años de animación.  La recomendaría, sin lugar a dudas a cualquier seguidor de los shounens, notará cómo los personajes y la trama van creciendo a cada arco que pasa, y con ellos el entusiasmo por la serie, sagas como las arañas o las hormigas impactarán al espectador y le darán ganas de seguir viendo. El pseudo relleno puede llegar a cansar, por lo que recomendaría el ver de apoco la serie cuando se encuentra con estas partes densas, y no de una.




Screenshots de la versión Tekeremata!