lunes, 11 de septiembre de 2017

Te daría el Mundo - Libro


Autora: Jandy Nelson
Año: 2014
Páginas: 413
Sello editorial: Alfaguara (Penguin Random House)

También conocido como “Te daría el Sol”, este libro fue elegido como libro del mes de Septiembre del #clubdelectura.UY en la categoría de “mes de la diversidad”.

El libro tiene por narradores a dos hermanos: por un lado tendremos el relato de Noah con apenas 13 años, y por otro lado tendremos de manera intercalada el relato de su hermana melliza Jude con 16 años (si, 3 años después), ambos hablando en presente y haciéndonos conectar distintas partes su historia.

En el relato de Noah nos encontraremos con un pequeño gran artista, con el potencial para convertirse en alguien relevante en el mundo del arte, o por lo menos así lo ve su madre que es especialista en la materia, y para envidia de su hermana es él quien se roba toda la atención de su madre. Su hermana Jude es una chica “popular”, surfista, y asiste a fiestas con chicos mayores; incluso no teme en ponerse vestidos ajustados y tacones altos para capturar la atención del chico que le gusta, generando mil discusiones con su madre, pero aun así siendo la favorita de su padre al ser una chica bonita, fuerte y atlética, al contrario de Noah que no es nada masculino.


Si creen que Jude con 13 años es una niña y está muy adelantada para andar de fiesta, estamos de acuerdo, pero incluso se podría llevar más esa idea que la que pasa por el cuerpo de Noah. Él al más mínimo roce con otro chico se excita de una manera bastante cuestionable para su edad, y se enamora casi con fijación por su vecino.

Todo esto me chocó mucho ya que lo sentí muy prematuro en cualquiera de los dos, pero especialmente en Noah por un tema de desarrollo que es más tardío en los varones. Pero bueno, me pueden decir que las generaciones de ahora vienen más adelantados, aunque sigo pensando que si el relato hubiera arrancado con ellos teniendo 15 años me lo hubiera creído mucho más.


En el relato de Jude, nos encontraremos con una perspectiva del “3 años después” intercalados con los de Noah, lo cual va a generar más de una pregunta en nosotros, en el “qué pasó en el medio” porque quizás sea algo que todavía no nos contó Noah, o porque Jude aún no ha encontrado las respuestas a esa incógnita. Además que nos va a sorprender ver que tanto Jude como Noah están totalmente cambiados a cómo los vimos antes.

El libro en sí se centra en esta historia familiar, en cómo se da esa competencia infantil por la atención de los padres, ya que Jude anhela la atención de su madre y Noah la de su padre, en la necesidad de afecto en ambos pero también notando que sus padres ya no son los que eran antes y existe una inestabilidad familiar desde sus cimientos.

“Durante trece años, mi madre nos ha tenido en Babia. Ignorábamos completamente a quién rescataría en primer lugar. Hasta ahora. Sin necesidad de mirarnos, ambos lo sabemos.” Pág. 33


Sobre el relato en si puede resultar bastante complejo de entrarle al comienzo por la sobredosis de metáforas artísticas que hace uso Noah para comparar las situaciones que vive  con retratos o pinturas que haría, a lo que se le suma que pareciera que tuviera sinestesia, ya que nos narra qué colores emanan distintas situaciones o sensaciones. Por suerte, les adelanto que esto va amainando en cada capítulo en el que él toma la posta del relato porque sé que los puede llegar a abrumar.

“Mi madre agarra un cuchillo, se lo clava a su marido en la tripa y lo retuerce. Mi padre sigue hablando sin darse cuenta” Pág. 22


Lo que más me gustó de esta obra es el desarrollo de los protagonistas, el tener dos miradas temporales distintas y el cómo nos atrapa para ir descubriendo como en el primer capítulo de Jude nos dieron vuelta toda la historia y queremos saber qué fue lo que pasó. Por esto Jude es la protagonista más elaborada en su relato y se roba la atención entre los dos hermanos.

La familia inestable es algo que toca mucho a la sociedad actual: antiguamente los problemas de familia se tomaban como algo normal, se aceptaban y callaban, sobrellevando la infelicidad en los hombros de todos. Pero en este libro se presenta un tema actual, en el que las familias pueden romperse ante los ojos de los hijos, liberando mil inquietudes a las que se suman todas las inseguridades adolescentes propias del pasaje de la niñez a la adultez y la necesidad de aprobación de los referentes adultos.

“RETRATO: Mamá y papá con sendas teteras sílbando en lugar de cabezas.” Pág. 27


Lejos de poderlo tomar como un libro de diversidad, este es un libro que me gustó mucho como un libro de crecimiento personal, con personajes con necesidades de afecto, y con mil errores, deben de admitir en lo que han fallado y deben de aprender en cómo superar los obstáculos que nos da la vida.

Es un libro que nos habla del madurar y cómo ser aceptado por los otros. Es una muy linda novela adolescente, aunque les cuesten los primeros capítulos, y se la recomiendo si andan buscando alguna novela Young Adult para entretenerse.



¡Muchas gracias a Penguin Random House por el ejemplar! Para más información de este libro y otros puedes visitar su página Me gusta leer.