martes, 27 de junio de 2017

Ready Player One - Libro


Autor: Ernest Cline
Año: 2011
Páginas: 459
Sello editorial: NOVA (Ediciones B)

En los últimos años mucho se ha comentado de este libro, tanto que ni sabía en qué año se había publicado, sonaba como si fuera un clásico moderno de esos que hay que leer y lo hacían sonar como si se hubiera publicado a fines del siglo pasado. Tamaña fue mi sorpresa cuando vi que era del 2011, y que el bombo que le dio el fandom lo hacía sentir como que había llegado a mis manos una obra de arte de los últimos tiempos.

Con esas expectativas me embarqué en esta lectura, un poco cansadora al comienzo por el nivel descriptivo que maneja el autor, describiendo con sumo de detalles todo el ambiente, y algo con lo que se van a dar de cara es con las referencias a los años 70-80-90… pero vamos por partes:

Corre el año 2044, Wade Watts se encuentra en un mundo en guerra por los últimos recursos del planeta. Él vive en unas tierras desoladas, en una especie de “caravana” de casas rodantes apiladas unas sobre otras que sirven de refugio para los más pobres, donde la gente pasa hambre y no tiene mayores esperanzas que internarse en una realidad virtual: Oasis (nótese la ironía de ese nombre).

Oasis es una plataforma lanzada en el 2012 por James Donovan Halliday donde se encuentran diversos mundos, muchos de ellos creados por su propio inventor donde recreaba todos sus juegos, películas y series favoritas. Pero… ¿por qué esto es importante? Es que Halliday falleció, y sin herederos a quienes dejarle su demencial fortuna, en un planeta lleno de pobreza, deja una misión disparatada: la de que cualquier jugador de Oasis recolecte “las tres llaves” y encuentre su “Easter Egg”, será quien se proclame como su heredero.

Pág. 15

Pero obviamente esta no será una tarea fácil; pasarían años antes de que a Wade se le ocurriera como llegar a la primera llave y que la locura se desatara en el mundo real y digital, con una súper organización malvada llamada “Innovate Online Industries” dispuesta a matar por hacerse con Oasis, y con algunos jugadores competitivos dispuestos a darlo todo en “la cacería” por cumplir sus sueños.

Pág. 21 
La biblia de los jugadores, el diario de Halliday.

Bien, tenemos el setting, ahora vamos a lo que me pareció: Si bien el libro es pesado al comienzo, brilla como genialidad para los fanáticos de los videojuegos, del Dungeons and Dragons, películas, series y anime, dado que justamente las pistas para encontrar el Easter Egg es en base a las cosas de las que era fanático Halliday en su juventud. Por esto no se lo recomendaría para alguien que no sepa alguna cosa de todo lo mencionado porque no entendería nada y se perdería entre mil y un referencias, de las cuales rebosa este libro. Yo les soy sincera, no conocí todo lo que se mencionó, más que los videojuegos, y películas más emblemáticas (y obviamente lo relacionado a Japón XD), por lo que tuve que googlear referencias importantes como Zork (no les digo que googleen continuamente porque se van a quedar pegados a la internet y no van a disfrutar del libro), pero igualmente teniendo el mínimo de conocimiento y las ganas de acompañar la onda RPG de aventuras que presenta el libro, les permitirá disfrutar de una lectura agradable.


Si, lo disfruté, incluso con el bloqueo emocional que tengo arriba desde hace un tiempo el cual me ha enlentecido con la lectura, habían días que leía un par de capítulos, pero había otros el relato que se volvía apasionante cuando se embarca en cada misión. Cuando arrancaba cada arco te tiraba una frase al mejor estilo de “conseguí tal cosa, pero ahora les voy a contar como”, y los capítulos terminaban con cliffhangers que te obligaban a seguir leyendo y cuando querías acordar, habías leído 100 páginas de corrido.

Los personajes son bastante queribles, algunos eventos son predecibles, pero es un libro que celebra al mundo friki y rinde como lectura divertida, por lo que se lo recomiendo especialmente para quienes gusten de todas estas frikeadas porque es como ver una serie de anime por lo visual que termina siendo, y les tiro la advertencia que cuando pasen la última página los dejará con ganas de ir a una de las tantas referencias de juegos, series y películas o de meter campaña de D&D.



PD: les sugiero ver Blade Runner, Monty Phyton y WarGames antes de leer el libro si quieren darle más color a algunos pasajes importantes de la trama. Me pasó con Blade Runner que la volví a ver hace poco (para la reseña del libro), y disfruté mucho más de las descripciones que con Monty Phyton que apenas recuerdo algo de hace tanto que la vi, o WarGames que directamente nunca la vi.