lunes, 18 de enero de 2016

Lovely★Complex – 17 Tomos


Este manga shojo de Aya Nakahara, fue publicado entre los años 2001-2007, en la revista Bessatsu Margaret, siendo reconocida entre los fans de las comedias románticas tras su adaptación al anime (incompleta), por Toei Animation en el año 2007.

La trama sigue a dos jóvenes cuyas estaturas son la fuente de sus traumas. Risa Koizumi es una chica demasiado alta para el promedio, midiendo 1.70. Por otro lado Atsushi Ootani, es tratado por niño de escuela debido a su baja estatura, midiendo 1.56. Ellos mismos se burlan el uno del otro y se llevan fatal debido a esto, siendo el objeto de chiste de toda la clase por sus estaturas disparejas y por sus peleas constantes que los llevan a considerar un dueto cómico.


Pero algo originará que su agresividad a flor de piel entre ellos se apartada por un bien mayor, llevándolos a aliarse, poniendo por plan apoyarse para que cada uno consiga pareja y el resto de la clase y su propio profesor dejen de tomarles el pelo al verlos juntos.


Clic para agrandar

Esto comenzará bien, juntando a su grupo de amigos para salir, pero sus planes difícilmente llegarían a prosperar, sin embargo esto servirá para que ellos noten sus parecidos y similares gustos, dando lugar a que Risa comienza a sentir algo inesperado, al despertarse un afecto por el “enano” que tanto la molestaba… aunque su nuevo emprendimiento amoroso, no será nada fácil…


La serie cuyo cambio de ruta es esperado casi que desde el comienzo, resulta simpática y dramática a la vez, pasando por muchos momentos difíciles, principalmente para una Risa discriminada por su estatura y personalidad infantil, y según Ootani “poco femenina”. La lucha de Risa es lo más atrapante del manga, ya que en esta serie el tiempo pasa de manera notoria, notando que con el avance de las estaciones distintos eventos, que servirán de detonante para que esta relación pueda o no avanzar.


De hecho los problemas para esta “pareja dispareja” serán redundantes llegando a lo molesto. Los “terceros en discordia” no faltaran, generando todo tipo de malentendidos y celos, tanto para Risa como para Ootani. Siendo de las cosas que más me molestaron del manga, no terminaba de pasar una persona que provocara que ellos se alejaran cuando aparecía otro, y así sucesivamente. La mangaka abusó de esta herramienta y de otras, dando lugar a que siempre surgiría X o Y problema.  




Ya sobre los tomos finales de la serie se me llegó a decepcionar, dado que en lugar de mostrar algo como lo que podría pasar después, se estiró la historia de manera innecesaria (alargamiento que ya se iba notando por la mitad de la serie), poniendo capítulos de relleno que perfectamente podrían ser omitidos o puesto antes en la historia o aparte de la trama principal. Esto se ve especialmente en el tomo final que se llega a considerar como un tomo “extra” dado que solo el capítulo final del tomo parece seguir la trama y el “ambiente” de un final propiamente dicho. Quizás todo esto se debió a que la historia fue estirada por culpa de la editorial, o la mangaka simplemente no sabía cómo terminarlo.


Sobre el arte, es la típica serie que inicia tosca en diseños de personajes, pero que va mejorando de grata manera con el correr del tiempo.



Concluyendo: Es una de esas series queridas por el fandom, y si bien es una serie al comienzo atrapante, donde van a reír y llorar en momentos hermosos y otros dramáticos… e incluso enojarse (algo que sucede en todo el manga); aunque lamentablemente flaquea mucho en la trama al ver avanzada la historia, cayendo en lo “cíclico” dado a lo repetitivo de los eventos, siendo desgastante y haciéndonos caer en el aburrimiento. En tanto que los personajes principales, que pecan de gritones, poco parecen crecer conforme avanza el tiempo. Me hubiera gustado ver esta serie mejor llevada a cabo y no voy a recomendarla, sino que le doy la advertencia a quienes gusten de este estilo como yo, de que al comienzo es una linda serie, pero que luego la tomen con pinzas.


Screenshots Mangafox