jueves, 1 de enero de 2015

Slam Dunk – 31 Tomos


Publicado desde el 18 de Septiembre de 1990 al 4 de Junio de 1996, por Takehiko Inoue, nos trajo este manga de Basquetbol, que junto a su adaptación al anime, causó furor años atrás y aún sigue siendo una obra renombrada.

Slam Dunk se enfoca en un pandillero, algo tonto de corazón bonachón, llamado Hanamichi Sakuragi, un muchacho que no tiene suerte con las chicas y que incluso lleva el conteo de cuantas veces ya lo han rechazado. Un día una dulce jovencita roba su corazón, ella lo invita al equipo de basquetbol de su secundaria porque observa que puede tener grandes condiciones físicas para dicho deporte, y él obviamente no duda en aceptar.



Así es como Sakuragi motivado por obtener el corazón de Haruko Akagi se inscribe en el equipo, sin ningún conocimiento del juego, provocando continuamente al capitán del equipo, el hermano mayor de Haruko,  al cual llama de “Gori” por su aspecto de “gorila”, generando una gran batería de chistes, y llamándose a sí mismo de un “genio”.



Durante unos 50 episodios nos tendrán con cómo Sakuragi va abandonando las peleas para ir aprendiendo los movimientos básicos del deporte, enfrentando a quien toma de rival como estrella, el popular con las jovencitas Rukawa, que sin embargo con su personalidad arisca no le interesa nada más que ser el mejor en el deporte, tanto así que es considerado un verdadero genio del básquetbol, a diferencia de Sakuragi. Mientras tanto, el equipo se va conformando con nuevos agregados para conformar la fórmula ideal de 5 jugadores, para poder competir en el famoso inter escolar, meta de todo estudiante deportista en Japón.  

Seleccionar las imágenes para ver más grande



La serie al comienzo se me hizo algo lenta, por lo que la leí en 2 tandas, la primera, con esos 50 capítulos de formación inicial e introducción de personajes, para luego en la siguiente tanda leerme los capítulos restantes de un tirón, por como engancha con todo con los nuevos personajes agregados, la preparación final para el campeonato y finalmente el interescolar con capítulos sumamente atrapantes.



Los partidos son emocionantes, solo uno de ellos se me hizo algo largo, pero era comprensible por la importancia que tenía; igualmente algo que el autor supo balancear excelentemente fueron los chistes y la tensión en los momentos justos de los enfrentamientos, pero transmitiendo más que nada una pasión por el deporte que le es intrínseca como jugador universitario, incluso él aparece en pequeños cuadros para explicar movimientos y reglas del juego que para el lector podrían resultarle desconocidas.



Por otra parte el arte es muy bueno, se nota como se va puliendo en el correr de los capítulos, llegando a realizar en un par de momentos puntuales e importantes un arte realista, resaltando el rostro del jugador que está realizando el movimiento de pelota, pareciendo que se trata de otro personaje y no el mismo que estábamos viendo cuadros anteriores, que en comparación tenía un arte sencillo.




En resumen, se puede decir que esta serie ha sido parte de la inspiración de las series deportivas que vemos hoy en día, con partidos geniales, tremendas baterías de chistes que hacen la trama más amena y personajes que si no te enganchan al comienzo te van a enganchar más adelante cuando hayan crecido como personas y jugadores. Sakamichi parece un tonto insoportable al comienzo, pero luego uno le toma cariño y se divierte observando cómo ha crecido como persona, tomándose el deporte como algo principal a mejorar por él y sus compañeros, mientras que sueña con conquistar esa chica que le robo el corazón.  Altamente recomendado este clásico del deporte y de las series shounen, un obligado para leer en algún momento de la vida. 


Sceenshots en inglés: mangareader; en español: mangahere