domingo, 28 de abril de 2013

Bakumatsu Gijinden Roman - Anime




Episodios: 12
Emisión: Del 8 de Enero, al 26 de Marzo del 2013
Productora: TMS Entertainment
Géneros: Fantasía, Histórico, Comedia.

Basado en un juego de Pachinko, se nos trae esta adaptación al anime donde nos ubicamos en los finales del siglo XIX. Nuestro protagonista tiene un carácter jovial e irresponsable, y está enamorado de una cortesana de la zona roja. Durante el día trabaja como ayudante en la ciudad de Kyoto, siendo solicitado por cualquier habitante y para cualquier actividad, el trabajará por la remuneración que la persona sea capaz de pagar, para más tarde gastarse el dinero en apuestas.  

Pero su trabajo no terminará en una simple obra diaria, sino que también por las noches él junto a un grupo respetable de miembros de la ciudad, se encargará de ayudar a la población bajo el nombre de “Roman, el segundo Nezumi Kozo”. En el primer episodio se lo ve como una especie de Robin Hood, que logra “convertirse” adoptando un traje de sentai, que le sacará a los ricos mal intencionados para darle a los pobres. 


Es así que Roman junto a su selecto grupo, integrado por su hermana (y ella con su mascota), la sacerdotisa del templo con la habilidad de transformación, el médico alemán creador de zombies, y el viejo loco pervertido inventor de la ciudad; se encargarán de ir resolviendo casos que afectan a la población. Pero a su vez, veremos cómo se va desenvolviendo un caso de fondo, con conspiraciones americanas, y espías infiltrados.


Con los diseños del creador de Lupin, “Monkey Punch”, es una serie con mucha calidad en la animación, y una banda sonora acorde a la ambientación “antigua”. Pero aún así su argumento no consiguió cumplir las expectativas...  


La serie que comenzó siendo como un divertido e interesante anime de temporada, con aventuras, romance y entretenidos personajes, fue decepcionando con cada capítulo que pasaba, volviendo a recordarnos que esto está basado en un juego de pachinko, y que no tiene la gran historia que digamos. 


El anime comenzó a pecar en lentitud, relleno e incluso con algún capítulo de fanservice de chicas en bikinis (cuando este ni siquiera existía). Pareciendo que no sabía qué era lo que se quería y tirando la parte histórica por la borda, terminó tornándose en un bizarro programa de power rangers peleando contra los perversos americanos del siglo XIX que buscan conquistar Japón, con tecnología de avanzada mostrando robots gigantes, implantes y armas de lasers. 


Personalmente no sería un anime que recomendaría, más que nada les sugeriría evitarla dado a lo tedioso de los capítulos, y lo ridículo de la historia, pero si alguien cree que gustaría ver esto como un shounen de aventuras atemporal bizarro, por llamarlo de algún modo, le diría “probalo” si te animás y lo soportas.