viernes, 14 de junio de 2013

Mushishi - Anime


Episodios: 26
Emisión: Del 23 de Octubre del 2005, al 19 de Junio del 2006
Productora: Artland
Géneros: Aventura, Misterio, Fantasía, Sobrenatural, Seinen.

La serie desde el propio inicio se presenta con un ritmo especial, tenemos a Ginko, un “trotamundos”, que irá de pueblo en pueblo, investigando los extraños sucesos que se dan en cada lugar. Los sucesos pueden ir desde un fenómeno climático, algo meramente sobrenatural, o a una presunta enfermedad sin respuesta lógica.


Su profesión es llamada “mushishi” dado que investiga los “mushi”, seres vivos que se encuentran en el mundo, que no son ni animales ni plantas, están en un espectro aparte de lo que las personas normales pueden llegar a percibir. Es así que solo unas pocas personas los consiguen ver, siendo estos, los mushi, los causantes de todos esos fenómenos con orígenes aparentemente desconocidos que afectan a los pueblerinos. De este modo Ginko intentará resolver los casos que los atañen con tal de preservar un equilibrio en la naturaleza, y de devolver a la gente afectada a la normalidad.


Supongo que se preguntarán a que se debe lo de “ritmo especial” que mencionaba al inicio, la serie no es para todo el mundo, ya sea por su temática, o también, y acá es la parte “delicada”, el ritmo lento con el cual se muestra. Desde el OP tenemos un ritmo sumamente tranquilo, en concordancia con la esencia de la serie, el pasaje de Ginko, el silencio de los pequeños pueblos y ambientes que visita, así como la escasa banda sonora utilizada a la hora de acompañar momentos importantes, dan nota de lo calma que es la serie. Esto puede que logre repeler a algún espectador, pero a otros pueda que lo consiga absorber con el relato de la historia, y la voz rasposa de Ginko.


Dando la sensación que se nos está contando un cuento pasaremos por muchos capítulos autoconclusivos, en medio de los cuales iremos aprendiendo acerca de estás extrañas criaturas, y por supuesto sobre nuestro protagonista y su modo de trabajar. Lo que si se desconoce (que resulta curioso) es en qué momento temporal se ubica la serie, ya que no se ven tecnologías modernas, y lo único que denota un cambio son las ropas occidentales únicamente vistas en nuestro protagonista, mientras que todos los demás conservan ropajes tradicionales.


Otro aspecto curioso en la animación son los colores pasteles y opacos, que solo se ven afectados cuando se ve claramente algún mushi, con colores más intensos y coloridos. Además del diseño de personajes que resultan todos genéricamente iguales, tan solo unos pocos se puede apreciar diferencias notorias, dada la importancia en la trama de estos.


Redondeando, la serie posee un final abierto, así como cada capítulo es autoconclusivo no se ve un cierre en la historia general, más que apreciar que Ginko continuará con su continuo viaje por Japón. Para quien le atraiga el argumento, es una serie muy recomendada que sabrán si es de su gusto con tan solo probar un episodio; por cierto, les recomiendo ver de a pocos capítulos, no es una serie para devorar en un solo día, aunque resulte atrapante, puede que se encuentren cada tanto algún episodio más denso que les haga detenerse. Pero más allá de eso, es una joyita que les recomiendo que agenden en su lista para ver en algún momento.