viernes, 3 de mayo de 2013

Maoyuu Maou Yuusha – Análisis histórico [SPOILERS]




El siguiente tema es una contribución de mi novio Lord Mondavarius (estudiante de Profesorado de Historia) para el blog (a quien obviamente le doy las gracias), en el que realiza el análisis comparativo entre los hechos e inventos que se traen a la serie, "invenciones de la Rey Demonio" y los sucesos que realmente acontecieron en la historia de la humanidad. Como podrán imaginar todo esto es spoiler, así que si no vieron la serie es recomendable que paren de leer, y si vieron la serie, les puede resultar interesante tener en cuenta en qué se basó el autor a la hora de realizar esta novela.


La papa y el cultivo rotativo
La papa es un tubérculo originario de América, conocido en Europa gracias a la conquista española del Imperio Inca, que cultivaba y veneraba la papa como uno de los mejores alimentos.

Entendamos que la papa tiene unas características muy buenas: no es necesario cuidarla mucho tiempo al día, por ser tubérculo y crecer bajo tierra está a salvo de ser comida por animales, puede crecer incluso en zonas pedregosas, con poca agua y precisa tiempos de oscuridad, por lo que el invierno tampoco la destruye tanto como a los cereales, dando cosecha a veces cada 4 meses.

Ya hacia mediados del siglo XVI, la papa había llegado a Europa, pero no llegó a popularizarse y fue bastante despreciada: en Rusia la llamaron “planta del diablo”, algunos curas católicos consideraban “pecado” su consumición porque no aparecía en la Biblia, y en algunas zonas norteñas llegaron a acusarla de propagar la peste, por lo que la destinaron a los animales y los presos. Todo esto venía más por la falta de costumbre de los europeos de comer tubérculos (raíces) y el desprecio a lo americano por “bárbaro”.


Pero también es cierto que la papa se cultivó en Irlanda y España de forma espontánea, demostrando que podía cambiar la alimentación de los lugares y solucionar las viejas hambrunas de Europa; En España, ayudó a superar parte de las guerras de Felipe II gracias a poder cultivarse en climas más secos mientras que en Irlanda fue convirtiéndose en la solución para una población obligada a cultivar cereales para Inglaterra.

Sin embargo, tuvieron que pasar dos siglos más para que dos de los llamados “Reyes Ilustrados”, Federico II de Prusia y Luis XVI de Francia, empezaran a incentivar el cultivo de la papa, y pudiera superarse el desprecio y apreciar los resultados: gracias a la papa, los ejércitos podían tener alimento en cualquier época del año, además de que no es necesario molerla para poder consumirla, ya que con hervirla se puede consumir, lo que evitaba además el gasto del pago al molino (Los molinos siempre cobraban un impuesto).


En la serie toma tanto el impacto en la alimentación que tuvo como el rechazo por parte de muchos ante un cultivo extranjero.

La rotación de cultivos no era un método nuevo en Europa, pero desde hacía siglos se utilizaba un sistema que se había afianzado a pesar de que cada vez tenía menos eficacia: La rotación trienal con barbecho. Básicamente, en el terreno se cultivaba un cereal de invierno el primer año, un cereal de primavera el segundo y se dejaba en barbecho la tierra un tercer año.

Esto significaba que el tercer año había que dejar descansar la tierra si o si, perdiendo importantes zonas de cultivo por falta de abono y teniendo siempre un limitada, pero asegurable, cantidad de alimentos.

Esto fue así hasta mediados del siglo XVIII, cuando el inglés Charles Townshend comenzó a practicar una nueva idea en sus tierras: pensando más al largo plazo, ideó un sistema de rotación entre 4 cultivos, introduciendo el nabo y el forraje al sistema, quedando trigo-nabos-cebada-forraje. Gracias a la introducción de los nabos la tierra recuperaba parte de los minerales perdidos con los cereales, y con el forraje se podía alimentar a más animales que daban un buen abono para los cultivos y podían sobrevivir todo el invierno sin tener que sacrificarlos.


En la serie podemos ver la importancia de este nuevo sistema de manera clara: las naciones de la “Triada del Sur” tienen más alimentos y, sobre todo, más animales para el invierno, lo que significó el fin de las grandes hambrunas, aunque no se comprendiera esto hasta más adelante.


La brújula y la imprenta
A diferencia de los otros dos cambios propuestos por la Reina Demonio, la brújula y la imprenta fueron pensados para cambiar la vida cultural y espacial de la gente, pero corresponden a dos momentos muy diferentes de la Historia.

Hay muchas teorías sobre quién inventó la brújula, aunque se sabe que ya en China se utilizaba un pedazo de hierro imantado flotando sobre agua para marcar el sur, pero era muy rudimentaria y precisaba de estar siempre en agua calma.

Puede que haya llegado a Europa por la “Ruta de la Seda”, ya que los árabes fueron los primeros en utilizarla para la navegación, sobre todo en las rutas comerciales entre África, Europa y el sur de Asia, pero en el continente europeo se utiliza desde el siglo XIV una brújula seca que siempre apunta al norte.


Las primeras brújulas eran una aguja de hierro imantada que pendía de un hilo y estaba colocada sobre una “rosa de los vientos” y se la puso dentro de una caja para así poder usarse libremente (de ahí el nombre “Brújula”, que viene de “Bussula”, “cajita” en italiano), pero que todavía tenía muchas imprecisiones cuando era usada en altamar por el movimiento del barco. 

Fue un físico inglés el que logró superar las dificultades del movimiento del barco poco tiempo después, logrando que las brújulas marinas fueran más eficaces y seguras. La brújula fue, junto con el astrolabio, las únicas herramientas que durante siglos tuvieron los navegantes para poder superar los océanos. Sin la brújula, la única manera de navegación segura era seguir la línea continental.


En la serie, lo que se presenta es esa brújula más segura y preparada para las embarcaciones, por eso se le llama “Compás” ya que no está dentro de la caja.

La imprenta fue uno de los grandes inventos del siglo XV, concretamente entre los años 1450 a 1455 por parte de Johannes Gutenberg, que tenía una empresa de grabados de madera. Si bien en el pasado tantos los chinos como los romanos habían utilizado sellos de piedra o madera a los cuales pintaban para agilitar la escritura, la imprenta de Gutenberg inventó un mecanismo de sellos móviles que permitía hacer el trabajo más rápido y mucho más barato, además de hacer los sellos de plomo, los cuales sufrían menos desgaste que los grabados de madera.


Antes de este mecanismo, la escritura y copia de libros se tenía que hacer a mano por parte de un escriba, generalmente los monjes de los conventos, un trabajo lento y con irregularidades en varios casos por malentender la letra de otro.
 
Se cuenta que Gutenberg apostó que podía copiar una serie de biblias en la mitad de tiempo que el mejor copista de la Iglesia. Para poder crear su máquina, pidió un préstamo a Joann Fust, quien finalmente se quedó con la imprenta y la distribución de la biblia por el impago de las deudas.


La imprenta mecánica permitió reducir enormemente el costo y el tiempo que se tardaba en copiar un libro. Esto no significó que los libros llegaran al pueblo, que seguía siendo en su mayoría analfabeto, pero si ayudó a difundir rápidamente los escritos, además de la posibilidad a los autores desconocidos de publicar sus obras de manera personal para distribuirlas.


El arma de fuego y la vacuna
Los últimos dos inventos a tratar significaron un cambio total en el mundo: las guerras y la muerte se hicieron más cruentas con el arma de fuego, mientras la vacuna salvó miles de vidas que se perdían cada año debido a las pestes que imperaban.

Como muchos otros descubrimientos, fueron los chinos los primeros en combinar salitre, carbón y azufre para crear la pólvora, y la utilizaron con fines guerreros desde el principio, creando pequeños explosivos y rudimentarias armas con cañas de bambú por el siglo XI.

En poco más de dos siglos, y gracias los científicos musulmanes, la pólvora llegó a Europa y se usó sobre todo para la guerra de asedio, en cañones de alcance medio, pero gran poder de destrucción. Sin embargo, seguían siendo peligrosas por su volatibilidad.

Recién hacia finales del siglo XV se pudo, mediante avances técnicos en la construcción como el “Serpentin”, disminuir el tamaño de las armas de fuego, sus fallos y aumentar su puntería al poder usarse con las dos manos. A pesar de ser armas de un solo tiro, que tenían que ser cargadas con pólvora después de cada disparo y cuya potencia a larga distancia no era tan buena, el arma de fuego se transformó en un elemento indispensable en los ejércitos más modernos.


El arma de fuego disparaba un proyectil que atravesaba la mayoría de las armaduras de la época, evitaba el combate cuerpo a cuerpo y su sonido era atronador para el enemigo. Estas nuevas armas cambiaron el campo de batalla cada vez más, donde lo físico y la habilidad de pelea cuerpo a cuerpo fue perdiendo su importancia frente a la puntería y la evolución tecnológica.

Con el arcabuz como arma, un ejército inferior en número podía causar más bajas letales que uno mayor obligado al combate cuerpo a cuerpo. Las armas de fuego jugaron un papel condicionante en la conquista de América y África por parte de las potencias europeas. Si bien es cierto que el arma de repetición aparecería recién en el siglo XIX, lo cierto es que los campos de batalla nunca volvieron a ser los mismos.

La vacuna fue un descubrimiento revolucionario del siglo XVIII por parte del médico rural Edward Jenner a partir de la observación y la experimentación con el virus de la viruela en el ganado vacuno (la palabra “Vacuna” viene de “Vaccinia”, que era la viruela bovina). 


Para entender la importancia de la misma, hay que entender los estragos que causaba la viruela, la enfermedad infecciosa más letal y expandida del mundo en su momento; A finales del siglo XVIII, sólo en Europa morían, 400.000 personas al año y un tercio de los sobrevivientes quedaban ciegos a causa de las úlceras en las córneas. De la gente que desarrollaba el mal, la mortalidad era del 20 al 60%, un poco más en los niños. Probablemente haya sido la mayor asesina de niños de la historia de la humanidad. En la India, a los niños, no se les ponía nombre, hasta que no la habían superado. 


La forma de contagio es aérea, hasta una distancia de dos metros, aunque también puede hacerlo por contacto de fluidos corporales u objetos infectados como ropas. Edward Jenner, tratando a varios pacientes, observó en su momento que las chicas que se dedicaban a ordeñar a las vacas solían contraer la viruela bovina, de menor intensidad, y que rara vez contraían la viruela humana.

Conociendo las técnicas de “variolación” que se practicaban, donde se exponían a las personas a formas más leves de viruela para buscar que se desarrollaran los anticuerpos, Jenner experimentó directamente en un niño, a quien le inyectó pus de las ampollas de las enfermas con viruela bovina en 1796. Para su gusto, a diferencia de la variolación común, que llevaba muchos días de trastorno y seguía teniendo un alto nivel de mortandad, solo produjo malestar por un día y el niño quedó inmunizado contra todos los tipos de viruela.


Esta vacuna demostró tener un 95% de eficacia y salvó la vida de millones de niños gracias a las campañas estatales de vacunación. En 1974 fue el último gran brote de viruela en la India, siendo exterminada ese año gracias a la vacunación masiva.


Conclusión
Lo que proponen en la serie, lo que propone la Reina Demonio, es un mundo que da un quiebre mucho más violento que los cambios progresivos que cambiaron la vida en Europa (y gran parte del mundo) entre los siglos XVI y XVIII.

En la realidad, esos cambios se desarrollaron a lo largo de varias décadas, aunque en su momento significaron un quiebre para la gente que los vivió. Pero, el que todos estos cambios se dieran conjuntamente y desde un solo lugar crearía una región que sirva de ejemplo a todo el mundo, que era lo que justamente estaba buscando la Reina.

 Lord Mondavarius